Mi Patio Trasero

Mi Patio Trasero... Mi madre siempre me ha dicho que creo que el Mundo es mi patio trasero, de alguna o varias maneras creo que tiene razón. Es el lugar donde uno sale en pijama y camina a pata pelada, donde puedo estar chascona y no importa. Donde guardo y encuentro los recuerdos, donde sueño. Ese es mi patio trasero, un pitiespacio de confianza e intimidad.

5.05.2005

¿Mochila o maleta?



Vengo llegando. De un largo vuelo y corto viaje. Vengo llegando y la ciudad está cambiada. Detalles la hacen ser otra...la misma siempre reconocible, pero de algún modo, otra.

En estos días de ausencia, han hecho aparecer paletas de publicidad anunciando una nueva serie televisiva. Los Treinta. Su slogan simplemente dice “lo que viene después de los 29” . Yo me acercó a los treinta y no se que es lo que viene, eso si tengo algunas expectativas y me siento cambiada....

Me fui de viaje, uno distinto. Primera vez que dudo, ¿viajar con mochila o maleta? Me costó. Incluso lo consulté con amigas y al parecer no era un tema simple, porque por respuesta obtuve más preguntas, como si eso fuese a ayudarme a resolver mi dilema. ¿Tienen que ver los 30 con cambiar lo uno por lo otro?

Y aunque escogí lo primero, la llené como si fuera maleta. Aunque me fui con ella en la espalda, viajé a un hotel de esos donde se está más cómodo con la ropa estirada y no enrollada como la llevaba.

Pero viajé con mochila y los pasos me llevaron a un recorrido que sólo se hace con ella. Subí a esas micros que uno no sabe si podrá entrar y una vez dentro no tiene idea si se podrá safar de ese, un sólo cuerpo colectivo, que se amalgama en cada curva, y dejé el gran hotel y compartí cuartos de hospedajes baratos y abandoné el suculento buffet por comida callejera. Y tuve, también, de esas conversaciones y amores en torno a muchas cervezas, que se instalan, espero para siempre, en algún lugar de la memoria.

Y me vi en un reflejo con mochila al hombro esperando en la carretera, comiendo un huevo duro, que eso si, rechacé fuese pelado por la niña de manos negras. Y me pillé poniendo más picante a la comida del que puedo tolerar, sólo porque en algún lugar leí o escuché que es un antiséptico.

Asi, en el vidrio, de pantalón, zapatitos y perfumada, era la misma, pero otra.

17 Comments:

At 7:20 a. m., Blogger Paloma said...

Leerte me pone los pelos de punta. Tu pluma es tan efectiva que penetra en el punto justo, ese que pocos encuentran. Yo trato y trato de comenzar a ser una mujer de maleta, pero no puedo dejar de andar con mochila por la vida.

 
At 12:03 p. m., Blogger Clarita said...

En no dejar las mochila nos parecemos, en lo quere comenzar a ser una mujer de maleta creo que no....¿por qué quieres dejar la mochila amiga?
besos

 
At 1:08 p. m., Blogger l'analfabeta said...

¿maleta o volante? dice la peli... yo siempre prefiero mochila aunque confieso que ahora me inclino por las mochilas con ruedas, enjendros que son como esta edad, ni formales ni hippies, ni joven ni vieja...pero la ropa va siempre de la misma manera, en maleta o en mochila, despelotada, enrollada, porque por dentro, soy siempre la misma, para bien o para mal.
(como metáfora) las mochilas son buenas en viajes cortos, a cierta edad uno intenta desacerse de mochilas...no cargar con tanta mierda al hombro, y dejarse acompañar por cosas que pesen menos y aporten más...

me encanta ver tus trapos piti querida

 
At 3:28 p. m., Anonymous Anónimo said...

Piti, que bueno tu escrito, la temática que tocas no es menor, andar con mochila para mi significa más libertad, más agilidad, más ligero y eso de alguna forma se traspasa al alma. La maleta representa ese objeto duro, muchas veces pesado, puede llegar a ser arrogante y formal. Que bueno que sigas usando mochila!
Cariños y besos

 
At 9:08 p. m., Anonymous Anónimo said...

la mochiila se lleva adentro...aunque por fuera uses la maleta...un beso,
Morita.

 
At 7:51 p. m., Anonymous una de tus primas said...

que buenooo me encanto, aunque yo aun ando con mochila de compañera, la verda que después tendré que meditarlo.......por ahora disfrutando con la espalda en la mano.

 
At 6:52 a. m., Anonymous brujamaruja said...

Piticlina
Una que ya paso de los treinta debe reconocer que, aunque sigue usando mochila, le encanta la ropa estiradita y no puede evitar pensar, al ver a una de mochila, 'tan linda y tan mal vestida', ¿será que la edad nos vuelve más cursis?, ojala que no, que solo sea la maniatica obsesión por el orden que se ma ha pegado ultimamente. (ojo que eso también puede ser un sintoma de los treinta, así que cuando te pilles pasando la aspiradora y el plumero tres veces por semana, reconocelo, ya cruzaste la barrera)
Gracias por la oportunidad, de reconocernos en tus palabras
La brujita

 
At 8:37 a. m., Anonymous Leo said...

¿Micro o taxi; cerveza o margarita; Cooperativa o Rock & Pop? Uff... ¿"mochila o maleta"? La cuestión no parece fácil. Cargar una maleta (¡y con rueditas!) en medio de la selva, por supuesto no lo es; llevar una mochila colgando de la espalda, sensación de libertad mediante, no debiera incomodarnos aún cuando haya que flanquear con ella el hall de algún estirado hotel al que nuestro crecido pelo nos envíe... Decisión compleja, ¿en qué parte del ejercicio, sin embargo, está la trampa? ¿En los tirantes de la mochila que, sujetos a la espalda, nos apresan bajo ella impidiendo, de paso, consumar el acto libertario de pensarnos sin su carga al final de nuestros viajes? ¿O en la rigidez de una maleta que, a fuerza de estructura, negará las arrugas (nuestros dobleces, de otra forma), de las ropas con que nos cubriremos donde quiera que vayamos? Carga o peso, bajo ella o arrastrada, la respuesta sigue estando más allá de mis posibilidades, más aún si he de hacerlo en abstracto... Además, como solía escribir en las paredes de Valdivia una amiga mía de apellido idem, "duele parir colores cuando te exijen blanco o negro"...
Como sea, no es llegar sino ir, no el destino sino el rumbo, no la dirección sino su caminata. Tampoco, por cierto, la mochila o la maleta.
Leo

 
At 12:28 p. m., Anonymous wendía! said...

cuando me fui a mochilear a los 18 conoci a unos "mochileros" argentinos que dormian en la calle pero andaban con maleta!!!
me acorde de ellos con tus preguntas y pensé que para mi, encontrarme con mi verdadera libertad (la misma que comensé a temer que perdería, al ir llegando a los 30...) ha tenido que ver con ir dando cabida real y también material, a todas las nuevas yo que han surgido en mi interior... En lo posible, intento dejarlas maniferstarse cordinadamente con lo que "año a año" elijo vivir... casi en los 30 doy fe de tener una mochila con unos 20es bien vividos... entender eso me ha permitido mirar tranquila hacia adelante... Hoy uso una maleta con rueditas... ¡¡que comparto con mi marido y... él la lleva!!! jajaja... eso da pa otro comentario... besos y felicitaciones, wen.

 
At 1:38 p. m., Blogger in.tuyo said...

Hmm. Recuerdo desde mi infancia de exilio que las camas siempre estaban en el suelo. Parece que es una herencia, el nomadismo. Hoy siempre ando con mochila, donde vive casi toda mi vida, hasta mi iBook, y es como parecido. Conozco ese tipo de sentir, y me gusta. El problema es que el mundo a veces insiste en que uno "deberia" ser de maleta. Pero hasta he intentado y no resulta. He vuelto a la mochila y me siento mejor de esa manera. Viva el mochilismo! No dejes de ser ti misma.

 
At 3:00 p. m., Blogger Rolo said...

Bueno lo que escribes. tengo el mismo tipo de problemas (yo ya estoy en los treinta). Ah!! También me gustan Chico Cesar, Tribalistas y Ozomatli.

 
At 4:48 p. m., Anonymous Anónimo said...

Esa barrera horrible que no se quien, ni bien como se ha impuesto entre los veintes y treintas... era menos problemático cumplir 20 al parecer, cambiar ese folio. Esas series de TV, la publicidad, no se, la familia, tu grupo de amistades, parece que te llevaran por un camino con forma de embudo, ineludible, medio forzado a cambiar de tu antes mochilero a tu mañana maletero. habra q' aceptar?
Gonza

 
At 4:48 p. m., Anonymous Anónimo said...

Esa barrera horrible que no se quien, ni bien como se ha impuesto entre los veintes y treintas... era menos problemático cumplir 20 al parecer, cambiar ese folio. Esas series de TV, la publicidad, no se, la familia, tu grupo de amistades, parece que te llevaran por un camino con forma de embudo, ineludible, medio forzado a cambiar de tu antes mochilero a tu mañana maletero. habra q' aceptar?
Gonza

 
At 4:47 p. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At 2:30 p. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At 7:06 p. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At 4:49 a. m., Blogger Iza Firewall said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Publicar un comentario

<< Home